Aceptamos Redoxón como refresco…

RedoxonHoy, hablando con mi mujer Sonia, me a venido a la cabeza un recuerdo de esos que te aparecen de repente sin saber el porqué.

Resulta que en mi casa eramos nueve, mis dos abuelos, mis padres y cinco hermanos. Dedicados a la agricultura cuando aún era medio rentable y se podía subsistir con ella, y vivíamos bien, sin lujos, pero bien. Eran finales de los 70, principios de los 80 y de vez en cuando entraban yogures en casa, Danone Natural, ya que no había de muchos mas sabores, pan de molde en cuentagotas, Nocilla y Cola Cao mas abundantemente, y refrescos nunca. Meter Cocacola en esa casa seria crear un agujero negro en la nevera. Cinco hermanos bebiendo a escondidas… bufff…

Pues nada, a agudizar el ingenio, y con no demasiados años, mi solución fue asaltar el botiquín, y en concreto el redoxón, que tiene sabor de naranja, y burbujas, y era lo más parecido a un refresco que podía permitirme en mi tierna infancia de guerrilla. Era como Super Ratón, supervitaminado y mineralizado.

Visto desde la distancia nos hemos reído un buen rato, pero también he caido en que desde que he creado un hogar propio, nunca a faltado en mi nevera, bebidas refrescantes y yogures. Será casualidad???

6 respostes
  1. Marcos says:

    Ya sabia yo que esa cabeza tuya tenia que tener alguna explicación… y mira por donde ahora la sacas a la luz…. ainss….

  2. Sipi says:

    Paco… a la sal de frutas no me he acostumbrado, y eso que me gusta, porque a mi estómago no le sientan demasiado bien los cambios bruscos ácido/alcalino que si no… jajaja

  3. Paco Moreno says:

    No te lo vas a creer pero a mi hoy dia me pasa con la Sal de Frutas ENO Jajajajajaa. Me encanta el sabor y lo bien que me sienta. En mi casa nunca falta.
    Recuerdo que mi madre en casa siempre ha tenido escondida una tableta de chocolate o bombones. El tema es que cambiaba de escondite en la cocina muy frecuentemente porque mis hermanas y yo aprovechábamos cualquier momento de descuido para indagar su paradero y sisar algunas onzas para no despertar sospechas. Que ingénuos cuando nos dimos cuenta de que a mi madre le divertía aquello y en realidad el chocolate era para nosotros, y lo escondía porque a nosotros nos molaba la misión clandestina de encontrarlo cuando ella no estuviera. XD

  4. Ainhoa says:

    Pues no te lo vas a creer pero a mí de pequeña lo que me molaba era fingir que estaba mala para que mi madre me dejara tomarme un Frenadol porque me encanta el sabor que tiene…

    Sí que recuerdo que en mi casa nunca había cocacola, salvo en cumpleaños. Lo más especial era el zumo de piña o melocotón. A veces había petit suise y estaban racionados, así que ahora me hace mucha gracia lo de: “de pequeña me daban dos…”. Creo que eso me ha hecho valorar mucho la comida que me llevo todos los días a la boca, cosa que quizás los niños de ahora no valoren tanto.

Deixa una resposta

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *