Firma de notario de 1809

Tengo a Sonia, mi mujer, realizando un estudio sobre la Guerra del Francés, de 1808 a 1814, más o menos, creo. Una de las cosas que me han llamado la atención son las firmas de los notarios. En una época en la cual no existian sellos de goma, ni firmas electrónicas, la “seguridad” la ofrecía ya no sólo el escribir, sino la exactitud en la repetición de rúbricas de una complicación y complejidad notables. Aquí tenéis una muestra de Mariano Biosca.

firma_18091.jpg

4 respostes
  1. Lupe says:

    Hola, si esta bonita la firma ,y como vos lo decis hay muchos cambios en los nombres y apellidos solo por que aquellos ecargados de registrar tu nombre y demas lo escribían como mejor les sonara sin dejar de lado la falta de ortografía, No todo el mundo firma solo coloca en nombre que no es lo mismo, y hay otros que aunque tienen firma bonita la tachan y/o borran con un monton de rayones encima , chao y suert.

  2. Sipi says:

    Muchas gracias por la aclaración Rodia. Es algo que no conocía, y es verdad, como se diferencia una firma privada de una pública hecha por un notario… nunca me lo había planteado…

  3. rodia says:

    En realidad eso que aparece en la encima de la firma no es la rúbrica sino el “signo”, que es lo que permite distinguir que firma como funcionario público y no como particular. Y los notarios de ahora lo siguen poniendo, aunque más simplificado.

  4. Ainhoa says:

    Es preciosa…parece de piratas del caribe jeje. Una curiosidad es que antiguamente en los registros había funcionarios que no sabían escribir bien, por eso hay apellidos duplicados: Giménez y Jiménez, Imberlón e Invernón, etc. Gracioso ¿verdad?.

Deixa una resposta

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *